Cómo utilizar un torno para uñas

Los mejores tornos para uñas, ¿cual comprar?

¿Cómo utilizar un torno para uñas?

Saber comprar un torno de uñas es clave, ya que es uno de los aliados imprescindibles para conseguir lucir una buena manicura. Pero una vez que lo tenemos ya en la comodidad de nuestro hogar es importante saber como debemos utilizarlo para sacar el máximo beneficio a nuestra inversión. Toma nota ya que su funcionamiento es muy sencillo.

En vista de que el mundo de la belleza y el cuidado personal evoluciona constantemente, era de esperar que uno de los ámbitos que tendría grandes avances fuera el de la belleza y bienestar de nuestras manos y pies. Gracias a los tornos profesionales podemos conseguir un acabado perfecto en muy poco tiempo.

La manicura y pedicura es una tarea que suele requerir bastante tiempo y rutinas de higiene, pero con el uso del torno de uñas el proceso se agiliza enormemente. Lee más sobre este aparato y cómo utilizar un torno para uñas correctamente.

¿Qué es el torno para uñas y para qué se usa?

El torno de uñas es un instrumento cuyo objetivo es facilitar diversas tareas que se hacen en la manicura o pedicura: como limar las uñas,
rebajar el esmalte, limpiar las cutículas, callosidades o eliminar piel muerta.

El torno para uñas, también llamado drill para uñas, consta de dos partes: el cuerpo y la fresa o broca.

  • El cuerpo: es la pieza que realiza el trabajo en la uña, es una especie de rotulador grueso y parecido al que usan los tatuadores, al que le puedes cambiar las fresas y pueden estar conectados o ser portátiles. Los más básicos tienen una botonera para cambiar velocidades y abastecerse de potencia.
  • La fresa o broca son las puntas intercambiables que pueden girar a varias velocidades y son de diferentes formas para realizar los trabajos sobre la uña.

Ventajas de usar el torno para uñas

  • Se usa tanto para manicura como pedicura.
  • Proporciona mayor higiene para el profesional y el cliente, pues no se utilizan herramientas de corte ni agua para evitar hongos en los pies.
  • Reduce el tiempo de trabajo gracias a su rapidez.
  • Estimula la circulación en las zonas donde se aplica.
  • Se puede alcanzar las zonas más complicadas usando las distintas fresas del torno.
  • Puede pulir todo tipo de esmaltes o geles.

Partes del torno y tipos de fresas

Los tornos cuentan con un cuerpo con botones donde se indica la intensidad del aparato, así como los botones de encendido/apagado y la dirección. Conectado a este cuerpo, tiene una especie de rotulador que es donde se colocan las fresas o brocas para trabajar con las uñas.

La variedad de brocas que tenga un torno dependerá del modelo. Los tipos de fresas son las siguientes:
  • Carburo y titanio: las puedes identificar por su color dorado. Son de las más abrasivas y rasuran rápidamente la uña.
  • Punta de cerámica o piedra: son las que te permiten retirar el exceso de acrílico, gel de construcción o uñas semipermanentes sin calentar la uña natural.
  • Diamante: suelen ser de los más usados, pues están incrustados en el exterior y tienen varios grosores como las limas.
  • Silicona: estas tienen una punta redonda y una superficie lisa, ideales para usar al final porque dejan un delicado brillo como resultado.
  • Punta cónica: útil para pulir la curvatura de la uña.
  • Bala: limpia las partes convexas de la uña.
  • Punta fina: para pulir los bordes de la uña.
  • Bola: es útil para retirar piel dura sin tocar la uña.
  • Cabeza de barril grande: pule uñas gruesas y recorta la uña. Las de tamaño pequeño también eliminan piel muerta y callosidades.
  • Mandril: sirven para limar la uña natural, igualmente sirven para eliminar las durezas en la pedicura.

¿Cómo funciona un torno para uñas?

Cómo utilizar un torno para uñas

Para aprender a cómo utilizar un torno para uñas debes saber que antes de escoger la broca a usar, piensa en qué tipo de trabajo vas a hacer en la uña, pues leyendo el apartado anterior ves que la cónica no te serviría para desgastar el material. Ahora vayamos con la explicación de forma general:

1. Coloca la broca en el torno

Aquí depende del tipo de torno que tengas. Todos tienen una anilla de seguridad para que la fresa no se salga, pero estas pueden funcionar a presión o a rosca.

En algunos modelos necesitas presionar un poco y girar 90º para que la broca se pueda soltar y dejar el espacio para introducir la que necesitas. La anilla de seguridad se puede ubicar en la punta del torno o en la mitad del cuerpo.

En este caso, para ajustar la broca harás lo mismo pero girando en sentido contrario, luego verifica que la broca esté bien sujeta moviéndola un poco con el dedo.

Hay otros modelos donde debes darle vuelta a la broca hasta soltarla y hacer lo mismo para sujetar la nueva.

2. Ajusta la rotación y velocidad

En este sentido, hay varios métodos para controlar la velocidad y la rotación. Si eres zurdo o diestro te ayudará mucho poder hacer que la broca gire hacia cierta dirección, aunque esto debes ajustarlo cuando la broca no esté en girando.

3. Ajusta la potencia

Para aprender a cómo utilizar un torno para uñas, algunos recomiendan usar la potencia máxima, pero si eres principiante es mejor usar la velocidad entre media y baja. De esta forma puedes manejar con más tranquilidad lo que haces con el torno.

  1. Retira el material de la uña: inserta la broca adecuada y haz pasadas rápidas para evitar que la uña se sobrecaliente por la fricción, aunque esto varía según el material de la broca.

Para retirar el material, coloca el torno en posición horizontal y acostado, sujétalo con firmeza para que la mano no te tiemble y realiza pasadas desde arriba hacia abajo.

  1. Limar el largo de la uña: en este caso debes colocar el torno en posición vertical y siempre mantenerlo recto para que el largo de la uña quede exacto. Siempre debes mover el torno de derecha a izquierda o de izquierda a derecha según la rotación que hayas elegido. Al final puedes pasar una lima para perfeccionar la punta.

Esta broca también sirve para quitar el esmalte que haya quedado debajo de la punta de la uña, pero colócalo en velocidad baja.

  1. Apaga el torno y cambia la broca a una de barril pequeño para trabajar la cutícula. En vista de que es una zona muy sensible, conviene dejarlo en velocidad baja.

¿Cómo limpiar el torno para uñas?

Es conveniente limpiar cada broca del torno después de cada cliente, en el caso de que lo empieces a usar en tu salón de belleza. De ser así, procura usar un baño desinfectante e incluso un spray para higienizar muy bien las brocas.En este post te enseñamos como debes desinfectar correctamente los utensilios de manicura.

Esperamos que esta información te haya servido para saber cómo utilizar un torno para uñas y empezar a probarlo en tus rutinas de pedicura y manicura.